25 de Noviembre, Día Internacional de la No Violencia contra las Mujeres

¡Por el derecho a vivir libres de violencia machista: en la calle, en la casa y en el Planeta!

Desde hace más de 4 décadas, las mujeres claman y exigen su derecho a vivir una vida libre de violencias, discriminaciones y abusos. No es aceptable que este clamor de la mitad de la humanidad siga sin respuesta, y que el solo hecho de ser mujeres implique un factor de riesgo y de grave vulneración de derechos.

La violencia que afecta a mujeres y niñas en su más amplia diversidad y condición de vida, no se manifiesta de una sola forma, sino que adquiere los más distintos rostros y modalidades, detonándose en el ámbito de las familias, en el laboral y escolar, en las calles y en el espacio social en su conjunto. Efectivamente, todas y todos estamos inmersos en sociedades violentas, siendo la violencia machista una de las expresiones más extendidas y brutales.

El costo humano y económico de este fenómeno es altísimo, no solo para la vida y salud integral de las mujeres, sino para las familias y comunidades todas, ya que ven alterada la sana convivencia y el relacionamiento entre sus integrantes a causa de estas situaciones abusivas que afectan a las mujeres en distintas etapas de su ciclo vital.

Frente a esta realidad, la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, RSMLAC, en consonancia con su visión y misión históricas y con su trayectoria de defensa de los derechos humanos universales, continuará coordinando este año las acciones de sus membresía regional en torno al 25 de Noviembre, Día Internacional de la No Violencia contra las Mujeres. Para ello, lanza su Llamado a la Acción 2011:

¡Por el derecho a vivir libres de violencia machista: en la calle, en la casa y en el Planeta!

Este llamado se complementa con las acciones que son parte de su Campaña Punto Final a la Violencia contra las Mujeres, desarrollada en cuatro países de la región (Bolivia, Brasil, Guatemala y Haití), la que busca avanzar a transformaciones sociales que apunten a desnaturalizar la violencia contra las mujeres y a favorecer relaciones igualitarias y respetuosas entre los sexos.

Se une, asimismo, a los llamados y acciones de solidaridad que en todos los continentes se impulsan alrededor de esta fecha histórica, entre ellos, la Campaña del Secretario General de las Naciones Unidas, titulada: ÚNETE y di NO a la violencia contra las mujeres (http://www.un.org/es/women/endviolence/index.shtml), que vincula actividades a nivel planetario contra la violencia machista. Y a los 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género, del Centro para el Liderazgo Global de las Mujeres (http://16dayscwgl.rutgers.edu/2011-campaign/theme-announcement) cuyo tema este año será: Desde la Paz en el Hogar hacia la Paz en el Mundo: ¡Desafiemos al militarismo y terminemos con la violencia contra las mujeres!

Y se articula, además, temática y políticamente, a su Campaña permanente por la Salud Integral y los DD.SS. y DD.RR. de Mujeres y Niñas lanzada el 28 de Mayo, Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer. http://www.reddesalud.org/actualidad/act3_int.php?id=21

Objetivos

Con este nuevo Llamado a la Acción la RSMLAC se propone el siguiente objetivo general:

Contribuir a la promoción, protección y garantía del derecho de las mujeres a vivir una vida libre de violencias, abusos y discriminaciones, tanto en el espacio privado como en el público.

Y como objetivos específicos:

Apoyar actividades de su membresía tendientes a sensibilizar a distintos actores sociales acerca de la violencia contra las mujeres y las niñas como un delito que exige sanción y castigo severos, y de la necesidad de proteger sus derechos humanos plenos.

Compartir y difundir estrategias desarrolladas por su membresía para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas, como ejemplos de buenas prácticas que avanzan a cambios sociales favorables para la protección de su vida, salud integral y derechos humanos.

1. Violencia y derechos humanos

Aunque pocos dudan hoy que la violencia contra las mujeres es grave y extendida, aún persiste un cierto silencio social al respecto. Se tiende, asimismo, a ubicarla dentro del ámbito privado de la vida de las personas sobre el cual no se debe interferir. Sin embargo, a raíz del trabajo de las organizaciones de mujeres en todo el mundo comenzó a ser reconocida como un problema social y de derechos humanos, en especial desde la realización de la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de Viena, en 1993, y a partir de la aprobación de distintos tratados, declaraciones y convenciones en el sistema mundial de derechos humanos, que definieron la violencia contra la mujer como un atentado a sus derechos humanos.

Este es el caso de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, “Convención de Belem do Pará”, y la Declaración de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, entre otras, que contienen amplias definiciones sobre violencia machista y los contextos donde ocurre, así como también asignan la responsabilidad de los Estados para su prevención y castigo.

Por otra parte, son cada vez más los países que cuentan con legislaciones nacionales contra la violencia hacia las mujeres, y aunque no todos los textos contienen el necesario enfoque de género y la amplitud suficiente como para abarcar las distintas situaciones que enfrentan las víctimas de violencia, es un paso que debe ir perfeccionándose a través de las propuestas de organizaciones de la sociedad civil con experiencia en esta temática. Es especialmente necesario el diseño de legislaciones con “nombre propio”, es decir aquellas que se enfocan en la violencia contra las mujeres, y no subsumen este fenómeno en conceptos tales como “violencia intrafamiliar” o “violencia doméstica”.

Asimismo, tomando en cuenta la dimensión que ha cobrado este fenómeno y su profundo impacto en la condición de salud y en el bienestar de mujeres y niñas, ha sido identificada como un problema de salud pública que implica altos costos humanos y económicos. Por ejemplo, reconocidos estudios del Banco Mudial han estimado que las mujeres entre 15 y 44 años tienen más Años de Vida Saludables Perdidos (Discounted Health Year of Life, DHYLs) a causa de violación y violencia por parte de la pareja que por cáncer de mama, cáncer cervical, parto obstruido, enfermedad cardiaca, SIDA, infecciones respiratorias, accidentes de tránsito o guerra. Por su parte, la OMS ha señalando que la violencia de género a nivel global causa más muertes y discapacidades en mujeres entre 15 y 44 que el cáncer, la malaria, los accidentes de tránsito y la guerra.

En el arduo camino que las mujeres han recorrido para denunciar esta situación, se ha ido trabajando en distintos frentes, ya sea con los gobiernos, los organismos internacionales, el poder judicial, el sector policial, el sector salud y, por cierto, con las mujeres a nivel comunitario para informarlas de sus derechos y de los recursos que cuentan para defenderlos. Este último punto es esencial en la medida que numerosos actos de violencia no son identificados por la sociedad ni por las mismas mujeres como agresiones que surgen a partir de la desigualdad genérica. También es frecuente que muchas mujeres agredidas acepten estas situaciones como algo propio de su condición de ser mujer, o se culpabilicen por haber hecho algo que “merezca” un trato denigratorio y violento.

Es necesario, por lo tanto, lograr el reconocimiento de las distintas formas en que se expresa la violencia con sesgo de género para poder enfrentarla con todas las herramientas que tenemos a mano. Las principales son las jurídicas -tanto leyes nacionales como instrumentos legislativos internacionales- pero no menos importante es el trabajo a nivel comunitario, con mujeres, hombres y jóvenes de base, y con la sociedad en su conjunto. Pues urge avanzar hacia los cambios culturales que desafíen la actual construcción social de los géneros, signada por el desequilibrio en el manejo del poder, lo que valida la dominación por parte de los hombres y la subordinación de las mujeres. Este es el énfasis, precisamente, de la Campaña Punto Final a la Violencia contra las Mujeres, coordinada por la RSMLAC, que trabaja a partir del compromiso comunitario para impulsar dichos cambios culturales.

2. ¿De qué violencia hablamos?

En el enfrentamiento a este fenómeno, es necesario considerar que la violencia machista no solo ocurre a nivel de las relaciones de pareja, al interior de las familias y en las etapas de noviazgo, sino también en el espacio público, ya sea el laboral, el escolar, en el ámbito político, en los establecimientos de salud, en las cárceles, en los campamentos de refugiados o desplazados, etc. Y también hay violencia sexista en el lenguaje de los medios de comunicación y en la publicidad que utilizan imágenes estereotipadas y ofensivas de las mujeres; en las leyes y regulaciones discriminatorias que ejercen una clara violencia simbólica; en las costumbres y prácticas tradicionales, etc.

Es necesario recalcar, además, que en las sociedades actuales, a partir de la instauración de modelos de desarrollo neoliberal excluyentes y desiguales, la violencia se ha profundizado todavía más, a la par de la profundización de problemas estructurales tales como el aumento de los niveles de pobreza y pobreza extrema; la precarización y desrregulación del empleo; las dificultades de acceso a servicios básicos como salud, educación, vivienda; todo lo cual impacta desproporcionada y violentamente en la condición de vida de las mujeres y las niñas.

En estos contextos actuales se observa, además, un claro fortalecimiento del discurso, acción e influencia de grupos fundamentalistas que buscan ejercer distintas formas de control sobre la vida de las personas. Un claro ejemplo es el fundamentalismo religioso, que se arroga la tutela moral de la sociedad toda, con total irrespeto a las decisiones personales de mujeres y hombres, en especial en temas relativos a su sexualidad y reproducción. Esto es, en sí mismo, un acto violento y abusivo, además de una injerencia inaceptable contra la laicidad de los Estados.

En las sociedades actuales, por último, asistimos cada día al incremento de la violencia en todas sus formas y expresiones, en especial, la violencia sexista, el racismo, la intolerancia, la xenofobia, la lesbo-homo y transfobia, la explotación de personas para fines de trabajo esclavo y de comercio sexual, la violencia a través de internet, etc.

Más aún, el militarismo brutal impulsado por gobiernos “democráticos” y de facto se erige cada vez más como un elemento desestabilizador y amenazante de los derechos humanos de las personas, y en especial de los cuerpos y de las vidas de las mujeres y las niñas, quienes son principal objeto de consumo, de abuso y explotación de quienes se escudan tras un uniforme.

3. A tener en cuenta

La violencia contra la mujer, en todas sus formas y en cualquier etapa de sus vidas, es un delito que debe ser denunciado prontamente. Nada justifica la violencia de parte de la pareja ni de otras personas o de instituciones, ni del Estado. La discriminación social contra la mujer es una expresión de violencia inaceptable, y a su vez la violencia opera como un medio para mantener y reforzar esa discriminación y subordinación, en un círculo vicioso que debemos romper.

Por su parte, las instituciones policiales y judiciales tienen el deber de atender las quejas de quienes son agredidas y violentadas por el hecho de ser mujeres, es decir, deben proveer acceso oportuno a la justicia, y las instituciones de salud deben ofrecer atención específica por los efectos de la violencia contra las mujeres. No se debe permitir que la mujer sea revictimizada cuando acude a estas instituciones a pedir ayuda y no se la atiende debidamente o se pone en duda sus palabras.

Es posible salir de las situaciones de violencia por decisión propia y/o con ayuda de otras personas e instituciones. Las mujeres tienen los mismos derechos humanos que los hombres, como por ejemplo, el derecho a la vida, a la libertad, a la dignidad, a la seguridad, a la integridad corporal, a la privacidad, a no ser objeto de discriminación ni malos tratos, a vivir en paz y en relaciones interpersonales respetuosas. Y el Estado tiene el deber de cautelar que estos derechos se cumplan y se respeten.

La sociedad en su conjunto no puede eludir su responsabilidad de propiciar e impulsar los cambios culturales necesarios para romper estos círculos perversos de discriminación y violencia basados en una construcción social desigual entre los géneros. Este es el desafío al que debemos responder urgentemente, para garantizar comunidades más sanas, respetuosas, justas e igualitarias, donde mujeres y niñas gocen de su derecho a vivir libres de violencias y discriminaciones.

4. Actividades sugeridas

Para la ejecución de las diversas acciones de incidencia de la Campaña, sugerimos las siguientes actividades generales, que deben adaptarse a las realidades de cada país y localidad.

1. Acciones de interpelación frente a los Estados, y en general frente a quienes toman las decisiones acerca de las leyes, programas, normativas y reglamentaciones en los contextos nacionales, para exigirles la puesta en marcha de una nueva institucionalidad que garantice la protección de la vida de las mujeres.

2. Acciones de sensibilización e información frente a la sociedad en general, y a sectores sociales focalizados en especial, con el objeto de poner en su conocimiento las dimensiones complejas del fenómeno de la violencia contra las mujeres y las niñas.

3. Acciones de producción de conocimiento, con el objeto de recopilar, sistematizar y producir información relevante de la situación que ocurre en los países y localidades respecto de esta problemática, la que podrá servir para fundamentar nuevas acciones en el tema.

5. Requisitos para la participación

Las organizaciones que participen deben cumplir con los siguientes requisitos:

Ser parte de la membresía institucional de la RSMLAC. Las organizaciones que deseen participar y aún no hayan actualizado su afiliación, pueden hacerlo siempre y cuando lo hagan antes de enviar sus propuestas. Fecha límite: último día de recepción de propuestas (ver calendario de actividades).

Informes de campañas anteriores al día. Las organizaciones que han participado en campañas anteriores deberán cumplir con este requisito para optar a nuevos financiamientos.

Cada propuesta debe ser presentada por al menos 3 organizaciones aliadas en el proyecto, para incentivar las alianzas y potenciar los recursos. No se aceptaran propuestas de organizaciones individuales.

5.1. Envío de solicitudes

Las organizaciones deberán llenar un formulario de presentación de propuestas (ver archivo adjunto).

Las solicitudes pueden ser enviadas por las siguientes vías:

 Correo normal: Casilla 50610, Correo 1 Santiago, Chile

 Correo electrónico: [email protected]

 Fax: (56 2) 223 1066

Los plazos convenidos para la recepción de las propuestas se detallan en el calendario de actividades. No se aceptarán propuestas que se envíen en otros formatos o que lleguen fuera de plazo.

5.2. Criterios para la evaluación de las propuestas

La RSMLAC ha elaborado una pauta de evaluación que permite al comité evaluador mayor objetividad durante el proceso de asignación y distribución de fondos, teniendo como criterios centrales:

Que exista relación directa entre las actividades propuestas y los objetivos de la campaña.

Que los resultados propuestos puedan ser evaluados por algún método sencillo y accesible.

El número de organizaciones aliadas en la presentación y ejecución de cada propuesta.

Coherencia entre las actividades señaladas y el presupuesto solicitado.

5.3. Financiamiento

La RSMLAC cuenta con un fondo de USD20.000 para ser distribuido entre las organizaciones que serán seleccionadas según los criterios mencionados en el punto anterior. El tope del aporte entregado a cada propuesta será de hasta USD1.000. Las organizaciones pueden presentar solo un proyecto a esta convocatoria.

El procedimiento para el envío de fondos será informado a las organizaciones seleccionadas en el convenio que les será enviado una vez finalizado el proceso de evaluación.

5.4. Informes de evaluación

Las organizaciones seleccionadas se comprometen a enviar, una vez finalizadas sus actividades, un informe sencillo de resultados. El formato será enviado vía correo normal o electrónico junto con el aviso de envío de fondos.

 

6. Cronograma de actividades

Actividad

Fecha

Responsables

Desde

Hasta

Lanzamiento Convocatoria

21/10/2011

02/11/2011

Oficina de Coordinación RSMLAC

Envío de Propuestas desde las organizaciones

21/10/2011

06/11/2011

Organizaciones afiliadas

Recepción de Propuestas y solicitud información adicional

21/10/2011

06/11/2011

Oficina de Coordinación RSMLAC

Evaluación y aprobación de propuestas

31/10/2011

11/11/2011

Oficina de Coordinación RSMLAC

Envío de convenios a organizaciones

11/11/2011

14/11/2011

Oficina de Coordinación RSMLAC

Devolución de los documentos firmados

11/11/2011

16/11/2011

Organizaciones afiliadas

Envío de fondos a propuestas aprobadas

11/11/2011

19/11/2011

Oficina de Coordinación RSMLAC

Informes evaluativos enviados por las organizaciones

02/01/2012

02/03/2012

Organizaciones afiliadas

Informe Final Campaña

30/04/2012

Oficina de Coordinación RSMLAC

+ sobre o tema

A Companhia Resenha Teatral foi selecionada para participar do 27º Festival de Teatro de Curitiba

A Companhia Resenha Teatral, de Nova Cidade, São Gonçalo,...

Fifa escala Maicon no ‘Time dos Sonhos’ da Copa da África do Sul

Melhores foram escolhidos através do site da entidade; Espanha...

Pérolas negras

Àquela altura, Itamar Assumpção acordava mais cedo do que...

para lembrar

“Nova África” mostra excelência da TV pública

Internacionalmente, a imagem da África oscila entre estereótipos como...

Uma pioneira da dança afro-brasileira

Marlene Silva fala de sua trajetória de talento, luta...

Modelo albina combate preconceito em semana da moda africana

Na confusão de um camarim durante a Africa Fashion...
spot_imgspot_img

Mães e Pais de Santo criam rede de solidariedade para apoiar comunidades de matriz africana afetadas no Sul

Quando a situação das enchentes se agravou no Rio Grande do Sul, Ialorixás e Babalorixás da cidade de Alvorada, região metropolitana de Porto Alegre,...

6 brasileiros que lutaram pelo fim da escravidão no Brasil

O fim da escravidão no Brasil completa 136 anos em 13 de maio deste ano. Em 1888, a princesa Isabel, filha do imperador do Brasil Pedro 2º,...

Iza anuncia que terá uma menina e o nome será Nala

O primeiro bebê de Iza e Yuri Lima já teve o sexo revelado: será uma menina. A cantora contou a novidade aos fãs na noite desta segunda-feira (13),...
-+=