Que me llamen negra

Por: Beatriz Aiffil

 

A Soraya le gusta que la llamen negra.

A mí también.

A Victoria le gusta que la llamen negra.

A mí también.

Soraya y Victoria son actrices.

Yo también.

Soraya ha sido Hipólita*

Yo también.

El Simoncito de Soraya corre mientras ella va detrás de él preocupada porque se le va a ensuciá y la amita la va a regañá. Simón libre.

Mi Simoncito dice adiós, pajarito, te doy la libertad y echa a volar un pájaro mientras yo lo miro cómplice. Simón liberador.

Como a Soraya y a Victoria*, me gusta que me llamen negra aunque la palabra provenga del esclavizador. Mi nombre y mi apellido también, pero a mí me gustan porque los siento míos.

Esta pigmentación y este orgullo vienen de mis antepasados africanos. Hay en mí otras herencias pero mi identidad étnica me ubica sucesora de aquellas personas que fueron traídas como mercancía a América y el Caribe cruzando el Atlántico en las bodegas de barcos negreros. Soy negra de conciencia y de piel. Soy afrodescendiente pues considero una obligación moral reconocer la presencia de África en mi ser, en la historia y cultura venezolanas. Es para mí un imperativo categórico valorar de manera positiva el legado afro. ¿Por qué? Porque se mantuvo en el reino del silencio y la ocultación, el oprobio y la vergüenza. Soy afrovenezolana.

En la Conferencia Regional de las Américas, Santiago de Chile, 2000, preparatoria para la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y formas conexas de intolerancia, Durban, Suráfrica, 2001, los países de la región acordaron denominar afrodescendientes a los pueblos y comunidades constituidos principalmente por la descendencia de las víctimas del comercio negrero y la esclavitud. Forman parte de la diáspora africana en las Américas y el Caribe. Esto con la intención de promover la lucha contra el racismo y la discriminación racial.

Es un acuerdo político internacional para homogeneizar la variedad de nombres que los pueblos negros se han dado a sí mismos. La intención no es separar y mucho menos enfrentar posiciones. Se respeta por ello la autodeterminación de los pueblos, no se prohíbe a los pobladores de una región cualquiera usar la forma con que acostumbran identificarse, así como tampoco se niega el reconocimiento que cada persona hace de sí misma. A mí me gusta que me llamen negra, negrita, negrona, en caso de que sea necesaria la distinción. Y digo como Victoria que soy negra ¡Negra! Ya no retrocedo y avanzo segura. En la Venezuela de hoy, avanzo y espero. Por fin.

 

Fonte: Lista Racial

+ sobre o tema

Livro clássico de Maya Angelou e Basquiat completa 25 anos e é relançado em edição especial

Monstros, fantasmas, valentões: ter medo nos acompanha desde pequenos,...

Grafites no centro do Rio homenageiam atletas da Equipe Olímpica de Refugiados

Grafiteiros Cety Soledade (esq.) e Rodrigo Sini, em frente...

Sabedoria Indígena: O Silêncio, por Kent Nerburn

por Kent Nerburn Em Resistência do Povo Terena Nós, os índios, conhecemos...

VII Seminário Agosto Para a Igualdade Racial : Homenagem à Marielle Franco e Wangari Maathai

  Programação na Universidade  Estadual da Paraíba  e Universidade Federal...

para lembrar

spot_imgspot_img

Tony Tornado relembra a genialidade (e o gênio difícil) do amigo Tim Maia, homenageado pelo Prêmio da Música Brasileira

Na ausência do homenageado Tim Maia (1942-1998), ninguém melhor para representá-lo na festa do Prêmio da Música Brasileira — cuja edição 2024 acontece nesta quarta-feira (12),...

Grávida, Iza conta que pretende ter filha via parto normal: ‘Vai acontecer na hora dela’

Iza tem experienciado e aproveitado todas as emoções como mamãe de primeira viagem. No segundo trimestre da gestação de Nala, fruto da relação com Yuri Lima, a...

Violência contra territórios negros é tema de seminário com movimentos sociais em Salvador

Diante da escalada de violência que atinge comunidades negras e empobrecidas da capital e no interior da Bahia, movimentos sociais, entidades e territórios populares...
-+=